Coches eléctricos seminuevos, ocasión y segunda mano.
Coches eléctricos seminuevos, ocasión y segunda mano.
12 Apr
Los fríos datos así lo demuestran ya que en el último año las ventas de vehículos eléctricos han crecido un 33%. Paralelamente las mejoras en estos vehículos son manifiestas tanto en la autonomía de las baterías como en el tiempo de carga de las mismas y en las propias prestaciones de los nuevos modelos.
En este contexto, en el que las restricciones de aparcamiento e incluso de acceso al centro de las ciudades más populosas son ya una realidad, ha emergido el fenómeno del “car-sharing” vinculado a flotas de coches eléctricos.  


Aquí puedes comprobar nuestro stock de vehículos híbridos o eléctricos.  OFERTAS 
Y en este vídeo puedes ver una prueba del Hyundai Ioniq Plug-in 



Todos estos datos hacen prever un importante auge de la compraventa de coches eléctricos usados. Su incorporación al mercado de ocasión, hasta la actualidad, ha sido lenta. Quizás uno de los motivos es el público objetivo. Si tenemos en cuenta que, aunque hay vehículos nuevos en el mercado con una autonomía superior a los 300 km, el usuario de un coche usado no debe superar de media los 150km diarios, nos encontramos con una reducción significativa del público objetivo. 
Ya no tienen nada que ver con aquellos primeros modelos " biónicos" como este Mercedes-Benz. 
A ello le podemos añadir otro elemento que funciona de forma positiva y negativa al mismo tiempo. Es conocida la rápida depreciación de los coches eléctricos tras la primera venta. Ello podría funcionar como un elemento motivador para la adquisición de un usado, de no ser por el hecho de que tal depreciación suele ser derivada del desgaste que sufre la batería por las recargas. Cualquier comprador de un eléctrico de segunda mano debiera realizar una prueba de conducción para valorar la autonomía real del vehículo.
En la actualidad podemos hablar de una oferta todavía escasa para una demanda casi inexistente. Es indudable que la creciente venta de vehículos eléctricos nuevos (incluídas las flotas procedentes del “car sharing” o de empresas de alquiler) provocará un aumento de la oferta que, con las ventajas propias de los coches eléctricos más las restricciones legales, provocarán a buen seguro un aumento también de la demanda.
En resumen, en poco tiempo, la movilidad eléctrica o el transporte público serán la única manera de acceder al centro de Madrid o Barcelona. Aunque, presumiblemente, los coches eléctricos nuevos irán, poco a poco, adaptando su precio a la creciente demanda, es, también, más que probable que los coches usados eléctricos tengan su propio nicho de mercado.