¿Motor diésel o gasolina en un coche de segunda mano?
¿Motor diésel o gasolina en un coche de segunda mano?
02 Mar

El debate entre elegir entre un coche de segunda mano de motor de gasolina y uno de motor diésel es un clásico de este mercado, y saber elegir bien va a ser una clave para tener un coche en condiciones para varios años en función de para qué lo necesitemos. Los motores diésel y los de gasolina responden a unas necesidades iniciales que, a lo largo de los años, se han ido matizando, y en ciertos aspectos las diferencias son cada vez menores entre uno y otro.

El argumento clásico a favor de los motores diésel es que estos tienen un menor consumo, en torno a un 10% de diferencia con respecto a los de gasolina, y lo cierto es que tradicionalmente ha sido así. De hecho, un ejemplo es el mecánico español Eduardo Barreiros, que hizo su fortuna durante la posguerra convirtiendo motores de gasolina en camiones a diésel, precisamente por ese ahorro y, desde entonces, lo normal en nuestro país es que los coches voluminosos como furgonetas, SUV, todoterrenos y camiones incorporen este tipo de motor.

Ahora bien, también hay un elemento que juega a favor de los motores de gasolina cuando queremos comprar un coche de segunda mano, y es que se activan mucho más rápido, tienen una mayor respuesta de aceleración y, sobre todo, están más preparado para paradas intermitentes y trayectos cortos. De hecho, sí queremos un coche para andar por ciudad (microurbano) o trayectos cortos, o no vamos a hacer más de 15000 kilómetros al año, es posible que nos compense más optar por un motor de gasolina. Además, en caso de avería, repararlo es más sencillo y barato que un motor diésel.

Los motores diésel están concebidos para hacer kilometrajes grandes al cabo del año y para trayectos largos, por lo que sirven más para circular por autopistas interurbanas o carreteras nacionales; siendo así, durarán más que un motor de gasolina convencional, aunque también es cierto que, en caso de avería, el cambio de piezas resulta más costoso. Solo nos va a compensar si hacemos un mínimo de 20000 kilómetros al año y, sobre todo, si queremos coche para más de cinco años; de no ser así, mejor optar por un modelo con motor de gasolina.

Finalmente, es importante destacar que, en el mercado de coches de segunda mano, un coche de motor diésel es más caro que uno de gasolina y los seguros también lo son, aunque también es verdad que, en emisiones de C02, es mucho menos tóxico, aunque genera otras como el Nox. En los últimos años, hay modelos de gasolina mucho más eficientes que se aproximan a las cifras de consumo de un diésel pero, a día de hoy, y en especial en este mercado, sigue habiendo diferencias que hacen que apostar por un motor diésel pueda resultar rentable a largo plazo.

Por lo tanto, a la hora de elegir qué nos sale más a cuenta, será fundamental hacer todas estas valoraciones para que en principio parece barato no nos acabe saliendo caro. Un coche de segunda mano puede ser una forma de ahorrar dinero a largo plazo, pero también una fuente de problemas que puede hacer que estemos cada dos por tres en el taller para hacer reparaciones, también por el motor.

En Grupo Cadimar, concesionarios de coches en Jerez de la FronteraLos Barrios y Cádiz, tenemos una gama amplia de coches de segunda mano de todos los modelos, precios y marcas con facilidades de financiación en función de tus necesidades económicas. Pídenos presupuesto sin compromiso y te informaremos.

-->