¿Cómo identificar el estado de los frenos?
¿Cómo identificar el estado de los frenos?
29 Sep

Si los neumáticos son una parte fundamental de nuestro coche, otra parte muy importante y a tener en cuenta cuando comparamos un vehículo de segunda mano son los frenos. Estos son una parte fundamental cuyo estado tenemos que comprobar minuciosamente. A la hora de verificar el estado de estos hay que tener en cuenta que el sistema de frenado tiene varias cuestiones, como el mecanismo propiamente dicho, los líquidos, los discos y las pastillas. El fallo de alguno de estos dispositivos puede suponer unos pocos euros si cambiamos el líquido de frenos o los discos, desde cien euros si solo cambiamos las pastillas delanteras o las traseras hasta más de mil dependiendo del tipo de avería que haya que reparar y, sobre todo, de si el fallo de los frenos genera algún tipo de siniestro en el vehículo.

En primer lugar, cuando hagas la revisión ocular que corresponde, ten en cuenta que el que un disco de freno esté más o menos oxidado no implica necesariamente que estos estén en mal estado, aunque es un factor a tener en cuenta porque sí indicará que el coche lleva tiempo sin circular y eso puede tener otro tipo de consecuencias.

En segundo lugar, cuando arranques el coche y des la correspondiente vuelta de reconocimiento, intentar probar los frenos a diferentes velocidades para comprobar que responden bien y que no se van hacia un lado u otro, porque eso es indicio de problemas con la pastilla o con el disco.

En tercer lugar, cuando pises el freno, además de comprobar que responde bien, fíjate en el recorrido que tiene y en si tarda en volver a su posición inicial. Si tiene un recorrido largo es que quizás le tengan que cambiar el líquido o las pastillas, pero si tarda en volver a la posición original quizás tenga problemas mecánicos más complejos.

Otra cuestión a tener en cuenta es comprobar si los frenos ABS funcionan. Lo normal es que el pedal vibre si el sistema ABS funciona con normalidad, aunque en algún caso las vibraciones podrían responder también a un mal estado de los discos o las pastillas.

Un chirrido a la hora de frenar puede implicar varios problemas, como un desgaste de las pastillas de freno como el hecho de que estas sean de mala calidad o que los discos de freno estén estropeados. En todo caso, al ser una anomalía muy evidente hay que desconfiar si la percibimos al comprar un coche de segunda mano a un particular y casi descartarlo.

El libro de mantenimiento puede servir, hechas estas comprobaciones básicas, para cerciorarnos de que se han hecho las revisiones que le correspondían al vehículo, aunque hay cuestiones de tipo más sutil que suceden en el periodo intermedio que es mejor que comprobemos nosotros mismos cuando vamos a comprar un coche de segunda mano.

A la hora de comprar un coche de segunda mano, existe la posibilidad de comprarlo a particulares o a establecimientos especializados en la compraventa. Si no conocemos muy bien al vendedor, corremos el riesgo de encontrarnos con problemas. La garantía de un año que ofrecen los comercios especializados en la comercialización de coches de segunda mano nos da un margen de tranquilidad al respecto.