Las claves para tener un coche perfecto en verano
Las claves para tener un coche perfecto en verano
01 Jul

Con la intención de que disfrutes del verano en esta nueva normalidad a lo máximo, te traemos unos consejos indispensables para que puedas disfrutar de la playa y de tu coche

Asegúrate que a tu coche no le da el sol directamente:

En muchas ocasiones en verano, nos vamos a la playa y nos volvemos locos buscando aparcamiento. Normalmente es imposible encontrar el sitio perfecto en un lugar donde da continuamente la sombra. Por ello cuando aparques tu vehículo deja siempre una rendija abierta en las ventanillas para que pueda entrar un poco de aire dentro de la cabina. Asegúrate de que la rendija no es suficientemente grande como para que te puedan robar el coche los amigos de lo ajeno. También ayuda, poner un parasol en el parabrisas. Así al reflejar la luz solar en tu coche, la temperatura de este disminuye drásticamente. Si no quieres realizar ninguno de los consejos anteriores, siempre puedes abrir todas las puertas o ventanillas unos minutos antes de entrar en el turismo. De esta manera entrará aire fresco y bajará la temperatura del interior.

Con estos pequeños trucos conseguiremos que el habitáculo de nuestro coche no alcance altas temperaturas impidiendo que podamos llegar incluso a ha tocar el volante o los cinturones.

Asegúrate de tener el aire acondicionado al día

Si notas que tu vehículo no enfria de la manera que debería, puede que tenga algún problema en el circuito del aire acondicionado o que este ya no tenga carga, por lo que si esto sucede, es aconsejable que lo lleve al taller lo antes posible.

Si tienes todo en orden y el aire acondicionado funciona perfectamente, utiliza estos consejos para pasar un verano agradable con tu coche.i

  • Climas secos con poca humedad: Usa la "ventilación", esta trae aire desde el exterior del coche y permitirá que el aire acondicionado funcione de manera más eficiente.
  • Zonas con mucha humedad: Si vive en un lugar con mucha humedad, usa el aire acondicionado y ayudará de manera más efectiva a mantener el coche fresco.

Revisa los niveles del refrigerante

El cambio de refrigerante debe hacerse una vez al año en el vehículo. Si no quieres llevar tu coche al taller por ello, podrás hacerlo tu mismo de la siguiente manera:

Abra cuidadosamente el capó del coche. Una vez que el motor del coche esté frío abra con cuidado la tapa donde se vuelca el refrigerante. Utilice una mezcla de 50% agua destilada y 50% refrigerante para mayor eficacia. Si no está seguro de cómo realizar este relleno visite su concesionario o taller de confianza. Es importante que el coche cuente con los niveles apropiados de líquido ya que en verano debido a las altas temperaturas el sistema de enfriamiento del coche tiene que trabajar más para evitar el sobrecalentamiento del motor.

Revise los neumáticos de su vehículo

Asegúrese que sus neumáticos tienen la presión de aire indicada por el fabricante. Estos datos suelen aparecer en el neumático y también en el interior de la puerta del conductor.

Los neumáticos son la única conexión entre el coche y la carretera haciéndolos una parte fundamental. Si estos están poco desinflados tendrá una mayor fricción y aumentarán las posibilidades de roturas. Por otro lado si los neumáticos cuentan con demasiada presión, estos podrían llegar a desgarrarse, deformarse o reventando, ya que al tener demasiada presión con la calor, el aire se expande y dobla la presión que estos pueden llegar a soportar.

Lo ideal es tener un medidor de presión en casa, o revisar con frecuencia la presión de estos en las gasolineras para evitar posibles daños o accidentes.

Cuide la batería de su vehículo

Debido a las altas temperaturas del verano, uno de los problemas más frecuentes en las baterías de los vehículos es la posibilidad de que el líquido de esta se evapore pudiendo provocar un mal funcionamiento o fallo general en el sistema de carga. Por ello es importante revisar la batería en el verano y comprobar si las tapas de la batería son removibles; si esto es así se puede comprobar el nivel de líquido de esta. Además de poder detectar cualquier tipo de corrosión en los cables o postes que evite una correcta conexión.