Los coches de segunda mano son la opción más rentable del mercado
Los coches de segunda mano son la opción más rentable del mercado
16 May

El mercado de coches de segunda mano sigue en auge y es que por cada transición que se realiza en el día de hoy por un coche nuevo hay 1,7 de coches usados. Este hecho supone un incremento cada año y es que la tendencia sigue al alza.

Realmente, hay cambios coyunturales derivados de la crisis económica, pero también hay razones estructurales que han hecho que España se acerque a las ratios de su entorno. De hecho, en 2019 la ratio de coches nuevos y usados en las ventas era de 1,1 a 1, que contrastaba con la tendencia europea, en la que el coche de segunda mano era la opción más habitual.

Lo cierto es que, si no lo vamos a utilizar a diario, es probable que la opción más barata sea un coche de segunda mano. Hay que recordar que, para amortizar determinados motores, hay que hacer un mínimo de 15.000 kilómetros anuales, y hay muchos casos en los que esa cifra no se consigue ni de lejos. Llegados a este punto, comprar un coche nuevo para hacer 5.000 kilómetros al año puede ser un negocio muy poco rentable. Si vivimos en entornos rurales y vamos a utilizar el coche de vez en cuando y para hacer pocos kilómetros, probablemente nos cunda comprar un vehículo usado.

En el caso de grandes ciudades o entornos metropolitanos, la opción de desplazamiento habitual es el transporte público, y la tendencia es que año tras año siga ganando protagonismo. En este caso, el coche se reserva a desplazamientos de fin de semana o vacacionales, sobre todo si se trata de personas solas o parejas. Además, la tendencia en grandes ciudades como Madrid y Barcelona de restringir la circulación en los picos de contaminación en el centro, incentiva a utilizar el coche solo cuando es realmente necesario.

La tendencia, además, y después de unos años de recesión seguidos de un crecimiento débil, es la de maximizar la utilidad del vehículo. El mercado de los coches seminuevos, con menos de dos años o 25.000 kilómetros, junto con los kilómetros 0 y los de gerencia se está extendiendo porque ofrece lo mejor de un coche de concesionario sin apenas desgaste y con precios que, en algunos casos, se quedan en poco más de la mitad de lo que costaría uno nuevo. Además, en caso de estar en buenas condiciones, podemos tener coche para siete u ocho años sin problema.

En todo caso, cuando vayamos a comprar un coche de segunda mano que cuente con estas denominaciones, sí es importante anotar que las interpretaciones de lo que es un seminuevo no son unánimes, por lo que nos tendremos que guiar por la antigüedad declarada y kilometraje oficial, contrastándolo con el libro de mantenimiento y la documentación del vehículo. Para evitar problemas, lo más recomendable es ir a negocios especializados de venta de vehículos porque, por ley, están obligados a ofrecer una garantía mínima de un año y, además, cuentan con taller oficial para solucionar problemas puntuales del modelo que compremos.